Lo que aprendí cuando estuve enfermo

28 enero 2008
Tags:

Comments[ 21 ]


Johnnatan dijo...

Lo mismo me paso a mi pero a temprana edad, 19 años.

Casi me muero por tener a apendice destrozada y la ignorancia de ir al doctor por el dolor. Cuando me entro la fiebre interna por las infecciones fue cuando decidi ir al doctor.

Ni siquiera el doctor entendia porque estaba vivo ya que la sustancia en ese organo es veneno para el cuerpo y ya yo tenia 5 dias en esa situacion y el liquido nunca se movio de su lado.

El resultado fue un tubo drenal por mes y medio, y una operacion para limpiar lo que quedaba 3 meses despues. Estube 5 meses sin trabajo e universidad.

Espero que te sientas mejor...

Anónimo dijo...

Dios, que facil es leerlo, siempre me ha encantado todo lo que usted escribe....realmente no sabia que habia estado mal de salud, espero que este en progreso de mejoria. Eso que usted escribio de lo que aprendio en una cama de hospital deben publicarlo todos los periodicos, para que el que tenga la dicha de leer algo tan inmenso como eso, aprenda de una vez quienes realmente somos. Gracias a dios porque estas vivo, porque eres mi compatriota y por tu loable inteligencia.

Carolin dijo...

Es bueno cuando podemos aprender y aún mejor cuando tenemos la oportunidad de aplicarlo a nuestra vida, por nuestra salud y para sentirnos bien con nosotros mismos.

Me alegra que estés renovado.
Un fuerte abrazo.

Susana dijo...

yo he aprendido que nunca hacemos aquello que juramos hacer si nos daban una nueva oportunidad (aquello que nunca antes hicimos) y lo cierto del refran: mi madre me quiere mucho, pero mas me quiero yo.
jrs, plis, cuidate mucho. y Dios te bendiga.

Beba_Felina dijo...

Gracias a Dios que está mucho mejor. Me tomé el atrevimiento de imprimir su publicación para enseñarsela a mi madre, la cual se desvive por el trabajo (creo ke es adicta). Son muy buenas sus conclusiones.

Anónimo dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con el Sr. Jose Rafael. El amor por uno mismo y la familia es lo mas importante. Debemos cumplir con responsabilidad ante la socieda, pero nunca olvidando lo importante que somos y lo mucho que valemos.

Yokasta

Anónimo dijo...

Creo que ese escrito debe ser merecedor de un premio, Que realidad tan bien plasmada, te felicito, Sres. dejen su aceite que no somos nada y recuerden se ven las caras pero nunca el corazon.... No se dejen condundir Sin Dios no hay nada Ok.

Anónimo dijo...

Realmente me siento bien al leer su articulo... relacionado a sus hijos me siento reprentada con ellos porque para mis padres (especialmente mi papa) todavia seguimos siendo sus niñas a pesar de que ya somos mujeres adultas aun en mi casa.
pero algo que vale la pena recalcar es especialmente cuando un hijo es el que se enferma.
nunca entendi el amor de un padre hacia un hijo hasta que hace 1 año me diagnosticaron un vertigo severo, algo que no me permitia estar de pie, ni comer, ni siquiera bañarme.en fin debia estar al cuidado de alguien... cuando pase por la adolescencia pense que tenia a mis padres de mas vivia peleando con ellos y nunca tuvimos una verdadera relacion madre-hija, y me da lastima por mi misma haberme perdido esa etapa junto a mi madre y me da verguenza que tuve que pasar por una enfermedad para darme cuenta que mis padres eran los unicos que se desvelaban por mi, los unicos que si enfermaba a las 4am estaban despiertos incluso velaban mi sueño para que no me sucediera nada sin su presencia.
ahi le di el verdadero valor a mis padres....

me alegra en gran manera escuchar por via suya todo lo contrario a lo que me sucedio a mi..
eso cada dia me ayuda a valorar las personas que tengo a mi alrededor y aquellos que dicen ser mis amigos.

Dios le bendiga y le ayude cada dia a recobrar su salud.

Noelia Nunez.
Santiago.

Blanca dijo...

Creo que le faltó algo:

-Aprender que, de vez en cuando, hay que darse su vuelta por el médico para un chequeo rutinario, porque como se evidenció en su caso, hay enfermedades que no avisan.

-Apreder que su vida está en las manos de Dios y que él fue su mejor médico, sin él tal vez ni hubiera llegado al hospital y hoy no estuviera con nosotros.

Además considero que las enfermedades tienen su propósito...¿Pudo descubrir el que Dios tuvo en su caso?

Cariños

Anónimo dijo...

Asi es. Yo nunca e estado en una situacion asi pero no ase falta, vivir la sutuacion para reflecionar.

La Preñaita dijo...

Creo que le faltó algo:

-Aprendió que, cada cierto tiempo, debe darle su vueltecita al médico, porque como se evidenció en su caso, hay enfermedades que no avisan.

-Apredió que Dios lo ama mucho, si no hubiera sido porque lo sostiene, tal vez hoy no estuvieramos leyendo este texto en su blog.

-Aprendió que Dios tiene un prpósito en nuestras vidas, con cada enfermedad que toca nuestras puertas, en su caso el propósito fue que aprendiera todo lo enumerado en su escrito y quien sabe si hay algo más.

A mi manera de ver las cosas, es usted un hijo muy amado de Dios y tiene mucha vida por deltante y muchas cosas para dar.

Cariños

Raymond Abad dijo...

Sr. Sosa, para mi es un privilegio hacerle mas que un comentario a su relato es desearle que siga su recuperacion como hasta ahora, y de su experiencia yo tambien he aprendido. Con alta estima:Raymond Abad.

juan miguel dijo...

En realidad adquiriste una nueva forma de ver la vida y en esas palabras nos das una lección a aquellos que vivimos afanados por cosas que a veces no son tan necesarias...Que bueno que vives para contar tu experiencia y que puedas tener el tiempo para disfrutar de esas cosas sencillas de la vida.

Juan Miguel Hiraldo

Fanito dijo...

me gusto mucho el articulo....muchas realidades

Anónimo dijo...

Espero que en verdad se termine de recuperar y lo que usted ha dicho es una dura realidad nadie es inrremplazable y hay que tomar las cosas con calma. suerte

El guaguero de NYC dijo...

Saludos distinguido sr, Sosa

Aunque no lo conozco he oído hablar de usted me alegro que se haya recuperado de ese susto algo que todos experimentaremos algún día en nuestro destino final. Con todo el respeto me sorprendió de las cosas que usted no sabia de la vida, las cosas que uno come, la vanidad de nuestra gente especialmente los de allá y lo del reemplazo de nuestra labor diaria ahora me imagino que va a valorar más las cosas que antes no le daba mente. La vida sigue su curso normal después que nos vayamos porque es ha sido y será así. Soy Mel un simple guaguero de New York que quisiera que la gente fuera mas humilde y menos arrogante porque no somos nada. Mis respetos y mejores deseos en los próximo 50 años.

Anónimo dijo...

Es muy importante saber la gente que lo quiere en esos momentos dificiles...Por cierto Ramon Rivas Es un hombre bueno...el tambien me ayudo en un accidente que tuve hace alrededor de 2 anos y algo...Gracias a su influencia me trataron de la mejor manera posible en base aerea de san isidro. Si es el mismo que estamos hablando...El S. G. De la loteria.... cuando hables con el, me le das las gracias...de parte de Carlos Rivas Jr. :)

Anónimo dijo...

Excelente!!!, me encanto ese articulo, en verdad que si todos identificaramos y analizaramos esos puntos, no cuando estamos enfermos, si no cuando aun nos queda aliento, cuando discriminamos a las personas por su clase social, por su color, cuando nunca le damos el apoyo a nuestros hijos, cuando por el trabajo mismo nos descuidamos, cuando hacemos amigos, cuando perdemos los verdaderos valores familiares y esas personas que siempre estan a nuestro lado las hacemos sufrir. En fin, que esta reflexion nos las hagamos todos los dias y valoremos mas las cosas sentimentales que las materiales..

Anónimo dijo...

Sr Sosa,
Las gentes especialmente sus compatriotas son ignorantes y vanidosos, mi novio es dominicano (yo no) me ha dicho que alla las personas solo se fijan en marcas y el dinero que uno tenga. Puse esto anonimo porque ya muchos bloggeros me conocen y estoy caliente porque digo las verdades. Usted le ha abierto los ojos a muchos con su buen articulo

V. Márquez dijo...

José, llegar a conclusiones como estás, es bueno en cierta medida, me alegra que te encuentres mejor, ahora a tomarlo con calma, los apuros no sirven más que para eso, colmarnos de presiones que luego el cuerpo reclama.

Saludos

VMárquez
Sharito Mar

p dijo...

Lo unico que es lamentable de esta sitiacion es el hecho que la mayoria de lo seres humano solo se dan cuenta
que algo esta mal cuando lo imposible le acosa. que barbarida!

Scroll to top