Pavel Núñez es más que la figura

10:47 a. m. |
Estuvimos anoche en la presentación del concierto Big Band Núñez en el Teatro Nacional.
Lo que vimos y experimentamos allí no fue una sensación más.
Un artista se ha consagrado. Un sueño se ha realizado.

Seguir Leyendo...
Lo que era un sueño, la carrera de un vocalista joven que por años estuvo restringido al círculo de cultores del arte y la literatura que supone la Casa de Teatro, ahora es una realidad sorprendente.
A Pavel Núñez hay que medirle, a partir de ahora, desde la primera nota musical, al infinito.
A Pavel Núñez hay que estipularlo con una escala: desde el momento en que concibe tan sólo una de sus mágicas figuras atrapada en el papel con una sensibilidad de poeta, hasta el punto más alto del firmamento adornado de estrellas.
La grandeza de Pavel Núñez está más vinculada con el gesto a lo grande que con la irrupción de un nuevo concepto artístico trabajado hasta el detalle de hacerlo bailar con gracia, como nunca antes cuando se caracterizaba por la movilidad escénica de un tronco.
Big Band Núñez convocó anoche a un público sesgado entre quienes le son incondicionales desde cuando era una figura marginal y alternativa en los rincones de la zona colonial; entre quienes se han aficionado a su poesía montada en las alas de la música; entre quienes, sin haberse aficionado antes, se han sentido atraídos por el lanzamiento mercadológico de este concepto bien acabado, perfectamente cuidado. Tras todo esto, el triunfo es del concepto. Había calidad, había buena música, existían buenos textos, pero hacía falta una concepción determinada, darle una caracterización y hacer la inversión millonaria que esto supone.
El Pavel Núñez visto anoche no era otro. Era la superación artística de si mismo. Era el experimentador con fusiones ya tropicales, ya pop, capaz de convocar lo mejor del arte a su alrededor.
Ese concierto es un triunfo de la constancia y de la fe que tanto él como sus allegados han tenido en el futuro de una estrella que debe dejar de referirse a si misma como "pequeña". Es lenguaje no cabe en la grandeza de la Big Band Nùñez.
Hay que destacar el respaldo de los artistas que acompañaron al Núñez: Ana Féliz (bellísima, elegante y embriagante con su voz); Frank Ceara (de gran presencia escénica con su voz sostenida y firmemente profesional); Carolina Rivas (extraordinaria y quien debe insistir en su presencia como vocalista); Stefanie Fatulo (un talento joven evidenciado y prometedor); desde Nicaragua Luis Enrique (un artista internacional y sobre todo un amigo) y ese final con Milly Quezada que trascendió el cariño filial y quien dijo lo que hubieran querido expresar cada uno de los asistentes.
Read more…

El chisme: el peor cáncer social

12:04 p. m. |
No hay nada peor que el chisme.
El chismoso (o chismosa) es el ser más triste, lamentable y nauseabundo que existe.
Los chismes han destuido familias.
Han tumbado gobiernos democraticos.
Han provocado guerras entre naciones.
El chismoso o chismosa es un esputo contagioso con corbata o panties.
Quien hace chismes no se pueden considerar seres humanos.
Son la peor estirpe.
Son el asco.
El vómito con corbata.
Read more…

Una figura extraordinaria de la Plastica en RD

11:49 a. m. |
Exposiciones de pintura y esculturas hay muchas. Todas buenas.
Memoria, de Quintana Marceló es sencillamente excepcional.
Esta en el Museo de Arte Moderno.

Seguir Leyendo...
Un maestro de la pintura moderna está de visita en el país.

Y tiene su obra de multivalores plásticos expuesta en el Museo de Arte Moderno desde la noche del pasado jueves.
Mucha gente se imaginaba que era "una exposición más". Y quienes la han visto han quedado boquiabiertos.
Es una obra anonadante. Dibujo, pintura, imaginación, hiperrealismo, escultura, instalación, todo en un desbordante imaginario real, frente al espectador de una obra sin referencias.
Cita obligatoria en especial para los estudiantes de artes plásticas del país.
En Memoria, una muestra que llega al país con el auspicio de la Consejería de Cultura de la Junta de Galicia y la Consejería de Cultura de Santiago de Compostela, Manuel Quintana Martelo muestra de lo que es capaz su talento.
Quienes no la han disfrutado, a pesar de que durará hasta abril, que no pierdan un segundo.

Hay que reconocer la labor de María Elena Ditrén, directora del NAM y del curador oficial de la exposición, Amable López Meléndez, por sus textos esclarecedores en el catálogo. Es una de las mejores muestras de plástica que ha cursado por el NAM en los últimos años.

El pensamiento de un
artista fundamental


Manuel Quintana Martelo, nacido en Roxos, Santiago de Compostela en 1946, es una figura fundamental del arte contemporáneo dominicano, tiene un pensamiento estético profundo:


"Siempre he dicho que no soy naturalista en el sentido de que no uso la referencia convencional, sino que se trata de una manipulación del objeto. Siempre tengo la idea no tanto de representar el objeto, sino de manipularlo, de hecho, lo hago en muchos de mis trabajos. Me interesa el juego que hago con mis trabajos.
Me interesa el juego de descontextualizar el objeto desde su función propia. Hay una cierta casuística, pero yo creo que no es tan casual como causal. En el fondo, en mi pintura hay una intención de buscar el accidente. En el fondo, en mi pintura, hay una intención de la búsqueda del accidente. Es una búsqueda en la que cuando tiras un bote de pintura sobre la tela sabes que hay un alto porcentaje de control".

La obra multiexpresiva del maestro español del dibujo, la pintura, la escultura y la instalación es un atractivo obligatorio para artistas y estudiantes.
Read more…

¿Descubrimos ahora las peleas de gallos?

11:16 p. m. |
Los medios de comunicación son mágicos: son capaces de poner en primera prioridad de la agenda de todo el mundo lo que ha estado ahí por años.
Es esa curiosa manera en que nos acostumbramos a categorizar los hechos en relación a quienes los cometen.

Ahora resulta que nos alarmamos de las peleas de gallos porque dos figuras públicas son las que tocan la campana para el encuentro.

¿No será que el gusto por lo bueno y lo malo es veleidoso y variable. Las peleas de gallo constituyen una aberración social, independientemente de la prestancia de quienes echen los emplumados contendientes.
Read more…

Jimmy: Más sobre su Caballero Nocturno

2:37 p. m. |
Entre el Jimmy Sierra del Viaje hacia el Centro de la Historia y el de El Caballero de la Medianoche algo ocurre porque la calidad no es la misma.
¿El método? ¿La ausencia de asesoría? La concepción de un cine particularmente suyo? Ahora amplio mis ideas.

Seguir Leyendo...
Lo primero es aclarar que, por un error probablemente mio, en mi post "Mirada a fondo de un caballero" apareció publicado :"Acabamos de ver su más reciente trabajo, El Caballero de la Medianoche, y le aplaudimos lo que vemos de bueno y le recomendamos mejorar aspectos que quedaron bien." Y resulta que se es faltó un "no" antes de " quedaron bien". La lógica establece que es ilógica la recomendación de mejorar lo que está bien. Creo que fue un fallo mío en la redacción. Asumo esa responsabilidad.

Lo segundo es que aplaudo a los lectores que hacen sus comentarios, independientemente del tono y el sazón de los mismos. Ellos y ellas vivifican un debate que al fin y al cabo se resuelve en beneficio del naciente cine dominicano. Por esta razón jamás replico con comentarios a los comentarios que hacen los lectores.

Los miembros del staff de cinedominicano.net tenemos más espacio que los lectores y lectoras, por lo cual es estaríamos tomando "piedras pá ló má chiquito" si también ocupamos un espacio que urgencialmente está para ellos.

Anteriormente no había una posibilidad crítica de los simples amantes del cine, teniendo que limitarnos a leer (compartiendo o no sus puntos de vista) a la crítica "oficial" desde los medios escritos. La red ha permitido una democratización del derecho a la opinión y esto sin dudas que marca la reflexión de los directores y productores.

Soy más que amigo de Jimmy Sierra y quienes escriben ahora para condenar ácremente su trabajo, no tienen idea de la personalidad y firmeza de este gestor cultural, narrador, guionista y director de cine. Y esa amistad me permito,al igual que Arturo Rodríguez, reafirmarla en este momento en que parece ser perseguido por la tea incendiaria del Consejo de Ancianos, si así se llamara.

Quiñones, Arturo y Armando

El Caballero de la Medianoche si es un paso más en la formación de una tradición del cine dominicano. Es injusto, y ahí no comparto los criterios del mejor formado de los crñiticos nuevos de cine, el culturólogo Alfonso Quiñones, de Diario Libre, a quien vi levantarse de su asiento ciertamente a los 30 minutos de iniciada la proyección, con toda la cuerda del mundo. Yo estaba sentado junto a Julio Samuel Sierra.
Comprendo tanto a Alfonso,que sintió que fue a perder su tiempo a la premiere en el Diamond Mall, como a Sierra, que exponía el resultado de lo que para él era su aporte del 2008 al cine. No creo que el cine dominicano sea "no nato", es decir que no ha nacido. Si ha nacido. Existe. Se incorpora. Avanza. A tirones,. A horcajadas. Tambalenado o saltando por encima de sus desafíos.
La consideración de que es una cinta con serias deficiencias técnicas y de guión, por muy amigos que sea de Jimmy, es irrebatible. Sierra tiene todo el derecho de poner en práctica la concepción y el método que tiene del cine. Pero la realidad es que lo técnico no se ha inventado por la mejor de las casualidades. Pero tiene que hacer un cine apegado a ciertas normas. Eso no tiene que ver con la honestidad y la firmeza social de sus posturas. Nadie cuestiona eso. Técnicamente hay errores no perdonables y desde la perspectiva del argumento, faltó un trabajo de reafinación, de revisión, de consulta inter-profesional, de actitud autocrítica que le permita un mejor rapor (relación profesional) con el público común y corriente.

Tiene en su contra como precedente de su trabajo anterior: Lilis, casi innombrable en las luminarias del cine local. Lilís por su facturación artística y de guión no funcionó. Y su director merece cuando menos el reconocimiento de que es un artista que cree en lo que hace. El, al menos, lo hace. Lo impulsa, Se echa sobre su espalda la tarea de dar vida a una historia. Creo, que podría hacerlo de mejor forma, con mejores resultados artísticos y comerciales. Y no pretendo en modo alguno chantajear a quiene ejercen la crítica con todo su derecho, con el viejo argumento de que "ustedes no hacen películas", que es igual que pedirle a un escritor que se suicide si va a abordar el tema del suicidio. Cada quien en su lugar y su frente.

Revisión de la crítica local

Armando Almánzar dedicó poco espacio (una pero ratificando sus puntos de vista sobre el quehacer cinematográfico de Sierra. Fue fuerte, corto, directo.Incluso lo hizo desafiando a Sierra a que le responda con "enjundiosos" artículos . Se refirió a la descarga de Jimmy en ocasión de sus críticas a Lilís. Sierra le respondió con cinco artículos de página completa en el diario HOY.
El Caribe no ha escrito nada.
Alfonso Quiñones ha sido el más ácido y severo de los todos los que escriben en medios escritos de alcance nacional (Diario Libre).
Joan Guerrero se limitó a una crónica digamos "social" de la premiere con abundancia de fotos y un video-entrevista con Sierra.
En El Nacional me tocó a mi el enjuiciamiento. Y que que mi crónica no agradó totalmente a Sierra. (Es el difícil y agreste papel del cronista. Hay lectores de esta página a quienes tampoco les agradó lo que dije´, aduciendo que defiendo a Sierra?
Arutro Rodríguez no fue a verla y realizó desde el renovado matutino HOY un insert en su crónica cinematográfica de los sábados bastante respetuosa y resaltando sus vínculos de amistad con ese director de Cine. Ya hablará más adelante, según promete.


Lo que faltó

¿Qué pasó con Andrea, un filme cargado de defectos que sus autores concibieron como de terror y suspenso y que la gente asimiló como comedia? Sus ventas en taquilla fueron astronómicas. Pero la seducción de la gente llegó por una vía inesperada: la gente la aceptó como comedia, como teatro del absurdo llevado a la gran pantalla.
A ese fenómeno contribuyeron al éxito de Andrea, la excelente imagen publicitaria de la película, (basada en el tono negro), una página web establecida un año antes, y la maquinaria de Palacio del Cine respaldándola con pautas en periódicos y televisoras, además de inmensas vallas de publicidad exterior
Creo que Julio Samuel Sierra tiene un puesto en la historia audiovisual de la República Dominicana y hay que conocer su obra completa para darse cuenta. El es sobre todo un educador mediante el audiovisual. Pero le falta entonar técnicamente con el quehacer del cine y penetarel cuerpo social para gustar al público.
Más como director de cine debe revisarse. No es justo que tanta buena intención y tanto trabajo, se estrelle contra criterios establecios código que hay que respetar en un negocio con sus normas establecidas. Se puede ser un director independiente y crear un impacto y dar sorpresas, incluso en las boletas, pero violar normas de mercadeo y de estética son la primera fase del camino que no lleva a ninguna parte. Y no deseamos eso para Sierra.
Los tiempos han cambiado mucho y ya no es suficiente con que una cinta sea dominicana para que sea exitosa. Tiene que guardar con celo determinados standares y condiciones. Un poco de reflexión, una apertura al asesoramiento.
Sierra admitió como imagen oficial de su película (sí , película) un cartel que no tiene las condiciones para atrapar el interés de la gente,. El poster es malo. No impacta y pudo haber sido mejor. Es una lección que debe aprender. La estética de ese aviso es pobre y castradora del deseo de pagar dos boletas. Tiene que recoger esa experiencia, sobre todo cuando hay quien le ofrece gratis reformularle esa imagen.

Sierra no tuvo una maquinaria de promoción sistemática. Ha dependendido de mucho y valioso trabajo voluntario, de gente que simplemente lo aprecia y cree en lo que hace.

Polémica podría beneficiarle

Sierra ama la polémica. No teme al debate y anoche, como hacen todos los directores de cine, estuvo de ronda por las salss de Caribbean Cinemas, donde esta su cinta.
El público que asistió a la convocatoria, probablemente por ser la primera noche, con interés. Mucha gente vio la cinta y los comentarios al final eran contradictorios.
Ojalá la gente la respalde.
Hay una tendencia de la gente a gustar de lo que le quieren prohibir. Es ese gusto morboso por aquello que no quieren "que yo vea". Además hay elementos muy polémicos que afectan instituciones tan sólidas como la Iglesia. Yo no habría sugerido un comportamiento como el que le asigna en El Caballero de la Medianoche, a una monja.Creo que se le fue la mano y es una provocación.
Read more…
Scroll to top